Las apariciones de Fátima

Entre el 13 de mayo y el 13 octubre de 1917, en la pequeña aldea de Fátima (Portugal) la Madre de Dios se apareció seis veces a tres pastorcitos – Lucía, Jacinta y Francisco (los dos últimos fueron beatificados el 13 de mayo del 2000).

La Santísima Virgen les encargó de comunicar a la humanidad su profunda aflicción ante la impiedad y la corrupción de los hombres. Si no se arrepienten, añadió Nuestra Señora, vendrá un terrible castigo.

En la aparición del 13 de julio de 1917, la Madre de Dios mostró el infierno a los tres videntes que entonces tenían diez, nueve y siete años de edad… Esta parte del mensaje de Fátima constituye la primera parte del mensaje.

La segunda parte —o el «segundo secreto»— concierne a la humanidad entera, que es sometida en esta tierra a una gran alternativa. La Virgen dijo a los tres niños que, si los hombres «no dejan de ofender a Dios», Él «va a castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, del hambre y de persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre». Sin embargo —Ella dijo—, que para convertir a la humanidad, «Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón».

La tercera parte es la visión de un ángel blandiendo una espada de fuego que amenaza la tierra y grita con voz fuerte : “Penitencia, penitencia, penitencia!” Entonces el Papa, los obispos, sacerdotes, religiosos, hombres y mujeres de todas las condiciones atraviesan una gran ciudad medio en ruinas y suben una colina donde hay una gran cruz y, allí, ellos son martirizados. La sangre de los mártires es recogida por dos ángeles que irrigan las almas, que se aproximan a Dios.

Para evitar los castigos anunciados por la Santísima Virgen y apresurar la aurora bendita del triunfo del Corazón Inmaculado de María —que fue prometido por Ella— debemos recurrir a los medios indicados : une devoción más ferviente a la Madre de Dios, la penitencia, la práctica de los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, la oración y particularmente el rezo del rosario.


Encienda una vela de 7 días
y sus intenciones serán incluidas en el Libro de Peticiones a la Virgen de Fátima
  Encienda una vela de 30 días
ofrezca una donación y reciba por correo un rosario bendito y un libro ilustrado con un método para rezarlo bien
  Encienda la vela que nunca se apaga
y comience a recibir los beneficios que la Alianza de Fátima le brinda a usted y a su familia






 
 


Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino